El modesto Mirandés ya hizo historia en la Copa del Rey

La Copa es conocida como la “competición del KO”. Esto se debe a que equipos de varias categorías se enfrentan, y en algunas ocasiones los más modestos consiguen “noquear” a algunos de los equipos más grandes de España. Ni mucho menos se libran Real Madrid y Barcelona, y entre sus fracasos más recordados se encuentra el Alcorconazo y la eliminación en Gramanet respectivamente.

En la edición 2011/12, ninguno de los anteriores equipos fue humillado, incluso los culés acabaron levantando el título. Eso no evitó que un equipo de Segunda B consiguiera llegar hasta la semifinal: el Mirandés. Al tratarse de un club de esa categoría, fueron tres las rondas previas que tuvieron que jugar hasta encontrase con equipos de primer nivel.

Llegamos así hasta los dieciseisavos de final, donde eliminaron al Villarreal. Además, tuvieron el mérito de ganar por 0-2 como visitantes para remontar el 1-1 de la ida. En octavos, un Racing en capa caída fue su víctima, volviendo a ser un 3-1 el resultado global.  La siguiente eliminatoria fue preciosa. No tanto para los seguidores del Espanyol. Los burgaleses se pusieron 0-2 en Barcelona y los pericos acabaron remontando el partido (3-2). En la vuelta, volvieron a adelantarse los catalanes, pero finalmente el Mirandés culminó su gesta en el 92′. Un gol de Caneda que ya es historia.

El momento más difícil llegaba con las semifinales, donde poco pudieron hacer ante un Athletic muy motivado con esta competición. Vencieron los dos partidos y quedó un global de 8-3, siendo el partido de vuelta una “fiesta” para los vascos.

Obviamente, siempre se recordará el mérito colectivo de este modesto equipo, pero entre todos los jugadores destacó uno. Pablo Infante, un buen pelotero que compaginaba el fútbol con su trabajo en un banco, dio clases de fútbol durante la competición. Desde entonces nadie olvida aquella famosa calva, y mucho menos la afición de Anduva.

Esa gran actuación en la Copa del Rey no fue fruto de la casualidad. El Mirandés acabó aquella temporada ascendiendo de categoría, dando a entender así que realmente tenían una plantilla de cierto nivel.

Cuatro años después, el equipo castellano tratará de hacer otra gesta frente al Sevilla. Están dispuestos a romper de nuevo con todos los pronósticos deportivos en estos cuartos de final. Emery, conociendo los antecedentes, seguro que no se fía lo más mínimo de ellos. Málaga y Deportivo saben de qué hablo.

Publicación
Hace 2 años
Categorías
Historias del balón
Comentarios
Sin comentarios
Juan Carlos Salinero
Media & Picker

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *